Esta práctica consiste en el registro de nombres de dominios de marcas, hechos, eventos o personalidades reconocidas y que luego los ciberocupantes venden o utilizan de mala fe para obtener beneficios económicos. La OMPI aseguró que el año pasado hubo 2.329 demandas de ciberocupación, un 8% más respecto a 2007 y cifra récord desde que en 1999 adoptó una política uniforme de solución de controversias en materia de nombres de dominio. Durante estos diez últimos años, Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Alemania, Suiza y España (ésta, con 678 casos, o el 4,6% del total) fueron los países con mayor número de demandantes. En cuanto al domicilio de los demandados, Estados Unidos, Reino Unido, China, Canadá y España (ésta, con 677 casos, o el 4,6%) destacaron como países con más ciberocupantes. MADRID 2016 Y FÁ€BREGAS Por otro lado, de las víctimas de la ciberocupación del año pasado hay nombres de eventos (candidatura olímpica y paralímpica de Madrid 2016 y el Festival de Jazz de Montreal), empresas de transporte y fabricantes de automóviles (Air France, BMW, Lufthansa y Subaru), medios de comunicación (BBC y National Geographic), actores (Scarlett Johansson) y deportistas (Cesc FÁ bregas y Dennis Rodman), entre otros. Por sectores de actividad, la mayoría de las demandas de 2008 correspondieron a biotecnología y productos farmacéuticos, banca y finanzas, Internet y tecnología de la información, comercio minorista, alimentación, bebidas y restaurantes. El 79,5% de los casos del año pasado aludieron a dominios .com y el 86% de los procedimientos se tramitaron en inglés, debido a que la gran mayoría de los nombres de dominio estaban inscritos ante registradores domiciliados en Estados Unidos. Sin embargo, también hubo demandas en otros 12 idiomas, por este orden: español, francés, holandés, alemán, chino, coreano, japonés, italiano, rumano, ruso, hebreo y portugués. Por último, el alfabeto inglés fue el más frecuente en las controversias sobre nombres de dominio, si bien es cierto que también hubo un número reducido de nombres de dominio en chino, francés, hebreo, español y sueco.