En 1945, los creadores de Mark II informaron del primer caso de error en un ordenador causado por un bicho (bug en inglés). El Mark II, ordenador sucesor de ASCC Mark I, construido en 1944, sufrió un fallo en un relé electromagnético. Cuando se investigo ese relé, se encontró una polilla que provocó que el relé quedase abierto. Grace Murray Hopper, licenciada en Física y destacada matemática que trabajó como programadora en el Mark II, pegó el insecto con cinta adhesiva en la bitácora (imagen) y se refirió a ella como bicho para describir la causa del problema. Este incidente es erróneamente conocido por algunos como el origen de la utilización del término inglés bug (bicho) para indicar un problema en un aparato o sistema.[1] [2] En realidad, Thomas Alva Edison ya había utilizado bug en algunas anotaciones relacionadas con interferencias y mal funcionamiento. Grace lo asoció por primera vez a la informática, en este caso, relacionado a un insecto real.